Reseña: Buscaré el Océano - Carrie Ryan

28 septiembre 2013


Título: Buscaré el Océano
Título Original: The Forest of Hands nd Teeth
Autor: Carrie Ryan
Saga: El Bosque de Manos y Dientes #1
Editorial: Montena
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 368

Precio: 16,95 euros


En el mundo de Mary hay algunas verdades incuestionables: La Hermandad sabe más que nadie. Los Guardianes protegen y sirven. Los Condenados no se rinden nunca. Y hay que tener mucho cuidado con la alambrada que rodea el pueblo la alambrada que protege a sus habitantes de los Condenados, zombies hambrientos que habitan en el bosque. Sin embargo, poco a poco estas verdades dejan de convencer a Mary. Aprende cosas que habría preferido no saber nunca sobre la Hermandad y sus secretos, y sobre los Guardianes y su poder. Y, cuando se rompe la alambrada y su mundo se ve sumido en el caos, aprende cómo son los Condenados y hasta dónde llega su avidez insaciable. Ahora tiene que elegir entre su aldea y su futuro, entre la persona a quien ama y la persona que la ama. Y debe enfrentarse a la verdad sobre el Bosque. ¿Es posible que exista vida más allá de un mundo rodeado de tanta muerte?




Varias generaciones atrás, llegó a la Tierra una epidemia que acabó con casi toda la población del planeta. Una epidemia que hacía que los muertos volviesen a la vida y atacasen a los vivos para alimentarse. Las pocas personas que quedan viven en un pequeño pueblo tras la alambrada. Conviven cada día con los gruñidos de los Condenados, que no dejan en su empeño de estrellarse contra la alambrada y ver si esta cede de una vez.

Lo único que Mary sabe de antes del Regreso es que había un océano lleno de agua, de una extensión interminable, y que también había edificios que tocaban el cielo. Cuantos de hadas según la Hermandad. Pero cuando su madre Regresa convertida en una Condenada, Mary se pregunta si las historias que su madre le contaba pueden ser ciertas, y ya no le basta con vivir para siempre en ese pequeño pueblo.

Fascinada. Así es como me quedé después de leer este libro. Es perfecto en todos los sentidos. Y además tiene zombies. No puedo pedir más.

Mary es la protagonista. Siempre ha vivido fascinada por las historias que su madre le contaba de antes del Regreso y, aunque siempre las había tomado por ciertas, es después de la muerte de esta cuando se las toma más en serio. Después de que su madre se reúna con los Condenados y a ella la manden a vivir con las hermanas y a servir a Dios porque nadie ha pedido su mano en matrimonio. Durante su estancia en la Catedral, se entera de ciertas cosas que hacen que empiece a dudar de todo y a buscar respuestas a las preguntas que siempre ha tenido. Es una chica muy fuerte que nunca se rinde, que sabe lo que quiere y que no piensa conformarse con menos. Un poco egoísta y egocéntrica. Pero comprendo que sea de esa forma, aunque puede poner nerviosa en algún momento.

Travis será un personaje fundamental. Un chico que hará que Mary recupere la fe y la vaya perdiendo cada vez, que le dará la fuerza que necesita más de una vez y que será uno de los detonantes de que la historia avance. Es un buen chico que siempre intenta hacer lo mejor para todos.
Harry, hermano de Travis, será el otro peso pesado. Es un gran amigo de Mary desde la infancia, pero cuya relación se enfriará debido a unos acontecimientos que suceden al principio del libro. Pero hay amistades que nunca se rompen. Es tan buenazo como su hermano.
Otros personajes que intervendrán activamente en la historia serán: Jed, el hermano de Mary y que no me cae muy bien por diversos motivos; y Cass, la mejor amiga de Mary y a la que también le tengo tirria. Sentimientos mío y que no deben influir en vosotros porque ninguno de los dos son malas personas.

La historia, como ya he dicho antes, me ha fascinado. Me ha encantado el mundo que ha creado la autora. Digamos que son como una comunidad Amish, pero ellos no conocen nada del mundo antes del Regreso, por lo que es normal no tener electricidad y esas cosas. Siempre he querido vivir así, alejada de las tecnologías, de la atracción que ejercen sobre mí. Y por eso he disfrutado tanto de la ambientación. Pero no tanto del fuerte sentimiento religioso que, sin embargo, comprendo que se dé en una situación como en la que están nuestros protagonistas.

Me han encantado los zombies, me ha encantado el bosque, me ha encantado la alambrada. Me ha encantado todo. Desde la primera página hasta la última.

La historia puede ser un poco lenta al principio. No fue mi caso, pero creo que es algo que se puede dar. Pero una vez arranca no dejan de haber secretos y revelaciones. Y mucha acción. Hay varias escenas que disfruté muchísimo, que me tuvieron en máxima tensión y con las que sufrí hasta que el corazón casi se me sale del pecho.

Esa es la mayor magia de este libro. Está exquisitamente narrado. Una narración bella, pero sin exceso de florituras. Una primera persona del presente que nos contagia los anhelos y la fuerza de Mary. Es muy ágil y fluida. Hacía tiempo que no leía un libro de una sentada, pero es que era imposible parar. La autora crea una especie de adicción que obliga al lector a leer y leer sin parar.

Una historia, repito, fascinante. Bien contada y llena de acción, hará disfrutar al lector desde la primera hasta la última hoja, sin decaer jamás. Con un final trepidante, seréis capaces de vender vuestra alma al diablo para conseguir la segunda parte cuanto antes. 




Me he sentado con las rodillas dobladas contra el pecho y los brazos alrededor de las espinillas. He dejado de notar los pies, como si la sangre se negara a bombear tan lejos de mi corazón.
Estoy esperando a que mi madre muera.


Se me ocurre que estamos tan obsesionados con protegernos del peligro que presenta el Bosque que se nos olvida que el resto de la vida también puede ser igual de peligrosa. Pienso en lo frágiles que somos aquí: como un pez dentro de una pecera de cristal, con la oscuridad cerniéndose por todas partes.


De niña soñaba con el amor, con la luz del sol y con un mundo más allá del Bosque. Soñaba con el océano, con un lugar intacto después del Regreso.
Y de pronto me pregunto qué derecho tenemos a creer que nuestros sueños infantiles vayan a hacerse realidad. Siento un dolor físico al percatarme de esto, al comprender esta verdad. Es como si me hubiera despojado de algo muy importante para mí. La pérdida es sobrecogedora. Casi basta para hacerme tirar la toalla.





4 comentarios:

  1. Llevo tiempo que lo veo en diferentes sitios de intercambio de libros pero siempre está cogido! Me llama bastante, la verdad, tiene pinta de interesante.

    ResponderEliminar
  2. Hola, tengo unas ganas tremendas de leer este libro. Tiene muy buena pinta.
    Un beso ^.^

    ResponderEliminar
  3. Saben donde lo puedo encontrar para descarg a r?

    ResponderEliminar